Inicio Libro Seleccionado
Formá parte de Sur de Babel!

El desierto y su semilla


 

 

 

 Editorial Eterna Cadencia

 Membresía mensual $30
 Precio de tapa: $ 130

 

 

 

 


 

Las preguntas al autor

  

 

 

 

  

El autor 

 

Joreg Barón Biza nació en 1942 y se quitó la vida en 2001 en Nueva Córdoba. Fue profesor, escritor y periodista. Escribió para distintos medios, entre ellos, Página 12.

El desierto y su semilla es su único libro publicado.

 

El desierto y su semilla en Sur de Babel 

 

Hace mucho que teníamos ganas de que esta novela fuese selección del mes en Sur de Babel. Desde su primera edición, allá por 1998, había dejado un rastro fuerte pero fugaz: fue un libro que se pasó literalmente de mano en mano, que cautivó lectores, construyendo un camino cuasi de culto, como a algunos les gusta decir; pero durante mucho tiempo la novela fue inconseguible. Por suerte, hace un tiempo, Eterna Cadencia la recuperó y en Sur de Babel estamos muy felices de colaborar con la circulación de esta enorme y hermosísima novela.
Ya es sabido que la tremenda historia que se narra en El desierto y su semilla fue cierta, que los Barón Biza existieron (y existen), que fue una millonaria familia vinculada fuertemente con la cultura y las turbulencias políticas de la época (perseguida por el peronismo) y que la historia familiar está teñida de tragedia y múltiples suicidios (incluyendo al propio Jorge Barón Biza que también  termina sus días abruptamente). Pero la novela es mucho, muchísimo  más que una anécdota amarillista.
Todo comienza con una la cara desfigurada de Eligia, la madre del protagonista, ya que Aron, su marido y padre del narrador, tira ácido sobre ella y la desfigur, para luego suicidarse. El narrador y su madre, entonces, emprenden un viaje a Milán, donde van a reconstruir, injerto a injerto, algo de la cara de Eligia. La novela podría ser leída como un viaje de iniciación al revés: Eligia, ya mayor, comienza el vieja destrozada, sin ninguna huella de lo que fue, ya que está, literalmente, sin rostro, el signo más visible y palpable de una individualidad. Su hijo, el narrador, hace un viaje de deconstrucción de su identidad. “No sé –dice en una nota final- si Jorge Barón Biza debe ser considerado mi otro apellido, mi patronímico, mi seudónimo, mi nombre profesional o un desafío”.
La escritura de Barón Biza es pictórica e hipnótica: una frase sobre otra frase que construye un cuadro posible. Esto que dijimos recién no está lejos de ser una metáfora de mal gusto, sino una literalidad que el texto nos impone. Y en cuento a lo hipnótico: no hipnotiza desde la pregunta ansiosa y más marketinera tal vez “¿qué pasará después?”, que hace que la mirada vaya siempre por delante del texto; El desierto… es hipnótico desde una pregunta más compleja: “¿qué está pasando?”  Es una pregunta que pide la pausa y no la vertiginosidad,  que nos hace estar atentos al presente de las palabras, a su potencia y su tejido. De algo así hablamos: “Miro la oscuridad y la encuentro rica. Las sombras unen todo, lo multiplican con sombras creadas por las mismas sombras, más alguna chispa arrancada a la aplacada luz del cielo, que las penumbras reciben como un remedio precioso, para armar, en la noche, un sentido colectivo de la forma”.

 

 

 

 

 

 


 
Asociate!
Y recibí el libro del mes en tu casa. Además, con tu credencial, tenés más beneficios.
Asociate!
Últimas selecciones
Banner
Banner
Banner
Banner